Malas costumbres a evitar en el trabajo

evitar en el trabajo

20 Feb Malas costumbres a evitar en el trabajo

A medida que pasan los años uno tiende a pensar que su experiencia laboral y sus conocimientos académicos le bastan para poder conseguir trabajo y hacerse valer dentro de una empresa. Lo que ocurre es que olvidamos que existen ciertas habilidades, llamadas ‘soft skills’, que a día de hoy se valoran incluso más que la experiencia y los conocimientos. Nos referimos a esas competencias conductuales que juegan un papel imprescindible a la hora desarrollar nuestra carrera. Por contra, existen ciertos hábitos que tendemos realizar a diario y que pueden dirigirnos hacia la pérdida directa del empleo. Costumbres que conviene evitar en el trabajo.

¿Qué son las soft skills?

Las denominadas ahora ‘soft skills’, son un conjunto de particularidades que nos hacen buenos profesionales.

  • Asertividad, gestión de tiempo, lealtad…
  • Escucha, autenticidad, capacidad de reflexión…
  • Sociabilidad, motivación, humildad, compañerismo…
  • Autonomía, pasión, lógica divergente….

¿Cuáles son las malas costumbres a evitar en el trabajo?

Con esto no queremos deciros que dejéis de ser vosotros ni que cambiéis vuestra personalidad pero si es aconsejable que tratéis de evitar estas rutinas que, lejos de definiros como profesionales, os perjudican y os puede hacer perder vuestro trabajo.

  1. Actitud Negativa. Seguro que tienes razones para estar de mal humor y pasar las horas con el ceño fruncido pero tus compañeros no tienen por qué convivir con tus malas respuestas y tus injustos gestos. Las empresas buscan profesionales que sepan lidiar con el estrés y evitar conflictos innecesarios.
  2. No cumplir con los plazos. A medida que los tiempos avanzan las empresas tienen más en cuenta la fiabilidad que la presencialidad. Cada vez son más los teletrabajos, lo que hace que aumente la confianza de la empresa hacia el trabajador. Si el trabajador no cumple con el plazo de entrega del trabajo esto hará que se empiecen a plantear buscar a otro.
  3. Mentir. Esta es una de las más frecuentes. Mentir sólo hará que, a la larga, te acabes dejando en evidencia delante de tus compañeros y superiores.
  4. No ser detallista. “No me digas cómo hacer mi trabajo”, “no creo que le moleste que no haya contestado a su email” o el ya conocido “llego más tarde a la reunión”. Detalles que gota a gota, harán que disminuya la confianza que la empresa tiene en ti.
  5. Ser el centro de atención. Intervenir en decisiones estratégicas (sean o no de tu incumbencia), querer enterarse de todo lo que ocurre en cada departamento y mostrar siempre un carácter ególatra no te beneficiará en nada.

¿Alguna vez has tenido un compañero así? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Share
No Comments

Post A Comment